¿Queréis ser onironautas poderosos y no os basta con vuestra fuerza de voluntad? ¿Queréis ir un paso más allá? Ahora podéis convertiros en electro-onironautas tácticos de combate con la tecnología desarrollada a partir de los estudios de LaBerge. Realmente, la mayoría de técnicas que he estado comentando en los últimos artículos son bastante difíciles de lograr si no tenemos una mente disciplinada y capaz de obedecer nuestras órdenes. El entrenamiento es árduo, y emplear la mnemotecnia para inducirnos la lucidez está reservado a los que han entregado su día a día a la onironautica, o para los virtuosos.

En el instituto de lucidez han desarrollado una máquina conocida como NovaDreamer. El planteamiento es sencillo e interesante: se trata de un antifaz provisto de componentes electrónicos que utilizaremos para dormir. Este dispositivo es capaz de detectar cuando nuestros ojos empiezan a moverse de forma rápida, es decir, entramos en fase REM (Rapid Eye Movement). Cuando esto sucede, el aparato emite destellos de luz o sonidos lo suficientemente ténues como para no despertarnos, pero sí lo bastante intesos como para que se filtren en nuestros sueños. En mitad de un sueño ver un destello de luz en tu realidad onírica te facilita saber que estás durmiendo. La gente que lo ha probado lo describe como si su sueño se llenara de diamantes dorados, burbujas brillantes o círculos de colores. Al ver todo eso pues, simplemente, te das cuenta de que sólo es posible dentro de un sueño. Sin embargo, como todo, esta técnica para unos es tremendamente efectiva y para otros no hace absolutamente nada. A mí me gustaría probarlo, pero el cacharrito cuesta unos 150€ y además me supongo que importarlo a España debe de suponer lo suyo.

Para ello existen alternativas más económicas. Una de ellas es construirte tú mismo el cacharrito. Aunque para ello debes ser ingeniero me supongo… el caso es que lo he comentado con un amigo que domina del tema y me dice que es bastante sencillo de desarrollar. Kvasar es un clon del NovaDreamer desarrollado de forma independiente, y en su web se explica detalladamente como elaborarlo. Por supuesto, algo inviable para tristes mortales no-ingenieros como yo. Quizá engañe a algún amigo para que lo cree para mí; je, je :P. No obstante, parece algo bastante engorroso de vestir por la noches.

A parte de contratar a científicos locos para que nos desarrollen el cacharrito, también existen una serie de programas informáticos que nos pueden ayudar en nuestro entrenamiento onironáutico. Liquid Dream II, es un programa diseñado para ser un diario onirico y además está preparado para emitir señales sonoras en mitad de la noche que te ayuden a alcanzar la lucidez. Eso promete el programa, pero su web oficial ya no existe y no he conseguido dar con él por la red, así que no puedo decir mucho más sobre él que “parecía interesante”.

Por otro lado están BrainWave Generator y SBaGen, dos programas preparados para estimular tus ondas cerebrales. Funcionan generando sonidos binaurales en los oídos lo que hace cambiar el estado mental. No los he probado, pero me parecen de dudoda calidad. Sobretodo porque el primero asegura que te pueda ayudar a dejar de fumar, a quitar malos hábitos incluso a adelgazar… y yo soy bastante escéptico en esos temas. Recuerdo que una vez estuve probando el I-Doser, que aseguraba poder inducirte la sensación de haber tomado diferentes drogas a través de señales auditivas y la verdad es que a mí lo único que me produjo es un profundo y prolongado aburrimiento.

Está bien conocer todos estos métodos, pero yo sigo creyendo que es mucho mejor desarrollar las capicidades onironáuticas por nuestra propia cuenta. Ya que al fin y al cabo soñar deber ser algo natural.

¡Es la hora del sueño!

31 de Agosto de 2010 – Regreso a Fihoca

Hoy he soñado que volvía a Fihoca, la empresa en la que trabajaba hace unos meses. Me habían ofrecido un aumento de sueldo. Al llegar todos me recibían amistosamente. Sonia se ponía a tocar una versión reagge de Hotel California con una guitarra española. Todo el mundo bailaba, y la puerta de la oficina estaba abierta para que se oyera en todo el bloque. Después íbamos a desayunar, pero yo me entretenía terminando una cosa y los perdía de vista. Adrià me había esperado y buscábamos en una web donde podrían haber ido a desayunar. Mi madre me llamaba por teléfono y me decía que en la web del SOC (Servei Ocupacional de Catalunya) siempre miraba ella dónde desayunaba yo. Lo mirábamos pero no ponía nada. Al final decidimos salir a buscar a la calle y nos encontramos con Pili saliendo de su casa, y nos acompaña a donde podrían estar. Era una panadería que decía que estaba bueeeníssssima, al acercarnos olía todo a pan recién hecho riquísimo.. pero estaba cerrada. Así que nos fuimos en busca de otra cafetería y… se acaba el sueño.

Sueño corto y extraño, rememorando a antiguos compañeros ¿Quizá significa que tengo ganas de volver a trabajar en una empresa, con un agradable y reducido sueldo fijo?

Cacharro Inception

A ver cuando inventan la maquinista de Inception y nos dejamos de tonterías...

Encadenar sueños

Publicado: 12 septiembre, 2010 en Sueño
Etiquetas:, , , , , , ,

Encadenar un sueño es una de las técnicas más efectivas para alcanzar el sueño lúcido. La idea es despertarnos en mitad de un sueño para volver a dormirnos e introducirnos en él conservando la lucidez. Es importante que una vez despiertos, limitemos al mínimo la cantidad de movimientos y estímulos exteriores, así como el tiempo que transcurre hasta volver a dormirnos. Para acelerar el regreso al sueño se puede utilizar la técnica de “girar sobre uno mismo” (mentalmente, por supuesto), mientras se está despierto. Es importante mantener una postura similar a la que manteníamos ya que se ha demostrado que la posición en la que dormimos influye en la clase de sueños que tenemos. De hecho, al despertar por la mañana, si no podemos recordar bien nuestro sueño, podemos probar a cambiar a otra de nuestras posturas habituales para a ver si así se nos enciende la bombilla.

Lo difícil en este asunto es despertarse en mitad de un sueño, ya que tenemos que calcular sobre qué hora estaremos en fase REM y ponernos una alarma que nos saque del sueño en mitad de la noche. A mí personalmente me sería difícil, ya que el tiempo que transcurre entre que me meto en la cama y me duermo es terriblemente variable. Los que os durmáis con mucha facilidad sólo tenéis que pensar que aproximadamente cada 90 minutos tenemos un sueño.

Una técnica alternativa a la alarma es el MILD (Mnemonic Induction of Lucid Dreams). Esta técnica utiliza la memoria prospectiva, recordando hacer algo en el futuro. Yo es una técnica que utilizo mucho en la vida cotidiana para recordarme cosas, por ejemplo repitiéndome una y otra vez “cuando abra la puerta de la calle, recordaré coger la radio del coche”… me lo dejo programado en la mente y, cuando abro la puerta de casa se me dispara. Sin embargo, programarse a uno mismo para despertarse al soñar me parece algo harto difícil. De todas maneras, esta técnica si que puede ser muy útil si acabamos de despertarnos y queremos sumergirnos en el sueño programándonos para “despertar en él”. Podéis leer más sobre esta técnica aquí.

También están los estudios que Stephen LaBerge realizó en los años 70. En los cuales demostró que la lucidez se puede alcanzar con mayor facilidad durante la siesta.  Algo tan nuestro como echar una cabezadita después de comer es un estupendo ejercicio para entrenar el sueño lúcido. Yo no soy aficionado a las siestas, pero si nos concentramos podemos intentar incubar un sueño para ese ratito de felicidad. Desconozco si es que durante una siesta alcanzamos con mayor facilidad la fase REM o qué, pero sí que es cierto que cuando me hecho un ratico al mediodía no me cuesta nada dormirme, en comparación con enfundarme el pijama y echarme a dormir. LaBerge también descubrió que cuando tenía interrupciones del sueño por la noche, como para por ejemplo mantener relaciones sexuales o ir al baño a vomitar (un tanto aleatorio el señor LaBerge), aumentaba la vividez de sus sueños. Con todo esto llegó a una conclusión: Introducir periodos en los que se está completamente despierto entre las horas de sueño incrementa notablemente las posibilidades de alcanzar el sueño lúcido. De ahí se ha desarrollado una técnica que consiste en despertarse una hora antes de la que nos despertamos habitualmente, pasar 30 minutos despierto, realizando alguna actividad (a poder ser relacionada con la onironáutica), y después volvernos a dormir, concentrándonos por supuesto en conservar la lucidez. A esto lo llamó “nap technique”. Un estudio ha demostrado que realizando esta práctica habitualmente se incrementan de 15 a 20 veces las probabilidades de lograr sueños lúcidos. De hecho, en los programas de entrenamiento del Instituto de Lucidez es una parte esencial de su agenda.

Yo recuerdo que un amigo una vez me dijo que se ponía alarmas en medio de la noche porque así los sueños molaban más. Empecé a hacerlo un tiempo y a parte de la sensación de poder decir “ah joder, qué bien, aún me quedan 3 horas de sueño”, también es cierto que muchas veces se estimulaban mis viajes al mundo onírico. Si hubiera sabido lo de la onironáutica en su día quizá hubiera podido aprovecharlo y todo. Puede que sea tiempo de darle una nueva oportunidad a esta técnica.

En fin, aquí va el siguiente sueño.

24 de Agosto – Tortugas Ninja en el Copa Dorada

Hoy he soñado que era una tortuga ninja. Concretamente Michelangelo. Salía por la noche con las otras tortugas e íbamos al Copa Dorada (un bar de Vigo) a jugar una partida de rol. En la calle nos encontramos un follón enorme de animales mutantes liándola, moviendo árboles y farolas y cantando.. leones, monos, cerdos, jabalíes, rinocerontes… Y en eso que viene la poli y nos metemos deprisa en el bar. Empezamos a jugar a rol, las tortugas ninja, un amigo con su aspecto habtual y otro amigo, con aspecto de jabalí mutante. En mitad de partida nos interrumpe la poli y se llevan al jabalí para interrogarlo. Nos fastidian la partida, pero al cabo de un rato vuelve el jabalí y la continuamos. Al poco viene otra vez la poli y se lo vuelve a llevar. Y yo me quejo: “¡Pero qué pasa hombre!¡Qué estamos jugando!”. Así que salgo a ver que ocurre fuera. La policía intentaba descubrir al responsable del caos de fuera, pero nadie decía la verdad. Así que habían hecho una prueba, metían a sujetos al azar dentro de un escaparate y les decían “a la de 3 todos señalad a la persona en la que menos confiéis, una, dos y tres!” y los animales tenían que señalar.. y a través de preguntas con respuestas así, señaladas, querían descubrir al culpable.

Con tal de poder seguir la partida de rol decidí investigar por mi cuenta, y fui haciendo parkour por el vecindario buscando pruebas. Finalmente llegué a un desguace en el que encontraba la clave, pero el sueño empezó a difuminarse…

Me estoy dando cuenta de que sueño muy a menudo que soy otras personas o personajes. Es divertido intepretar otros papeles, pero también es bastante curioso. ¿Es normal soñar habitualmente que no eres tú mismo? ¿Qué  podría significar?

Michelangelo Master

Muy bien Donatello, tira Destreza + Armas Cuerpo a Cuerpo

Antes de empezar con el tema de hoy, me gustaría comentar avances de gente próxima. Mi novia empezó a realizar el entrenamiento junto a mí aunque de una forma más light. Le daba bastante pereza escribir los sueños cada mañana, así que simplemente al despertarse los repasa bien metalmente hasta dejárselos grabados en su mente consciente. Presume de tener buena memoria, y esa es una cualidad muy importante de cara a ser onironauta. Yo le insistía en que los escribiera, ya que eso activa diferentes mecanismos que van más allá de simplemente rememorar, pero cada uno tiene su propia senda. El caso es que al fin le está dando resultado y ha tenido su primer Sueño Lúcido casi dos meses después de empezar. No sé si parece mucho tiempo, pero a mí se me ha pasado volando y como soñar no es algo que nos quite tiempo yo creo que no está nada mal intentar alcanzar nuestro mundo onírico, aunque tardemos años. Mi novia no estaba dispuesta a emplear demasiado tiempo en su entrenamiento, pero con el simple deseo de lograrlo y dedicar unos pocos minutos a pensar en ello cada día al final ha despertado en sus sueños y se lo ha pasado genial. Aún recuerdo cuando me llamó hace poco sin parar de gritar :). Cuando se tranquilizó consiguió explicarme que había tenido un sueño lúcido y lo divertido que había sido. Un sueño lúcido se disfruta por la noche, pero la sonrisa la llevamos con nosotros el resto del día.

Y dicho esto, hoy quería hablaros de las drogas que pueden potenciar el sueño lúcido. Así podemos pasarlo bien por el día y por la noche 😀 Es broma. Este texto es sólo a nivel informativo. No empecéis a tomar drogas para soñar que eso es hacer trampa. Pero de todas maneras, a modo de curiosidad y, por si alguno ya las toma y no me hacéis sentir culpable de incitaros a ellas, podéis usarlas para incrementar vuestra lucidez. Pero antes de nada, comentar que el efecto placebo es muy poderoso de cara a los sueños lúcidos. La convicción de que vamos a lograrlo es un arma muy poderosa, ya que al fin y al cabo se trata de nuestra mente. Quizá con un poco de fuerza de voluntad se puedan suplir muchas cosas. Aún así, estas drogadas han sido probadas en el instituto de lucidez y se ha demostrado que afectan a las fases del sueño, provocando efectos positivos y adversos según cuales.

Antes de drogarnos, hay que comer bien

Bueno, todo esto no son drogas, pero nos pueden ayudar bastante en nuestro viaje. Vitaminas del grupo B, en particular la B6 y la B12, mejoran extraordinariamente la memoria en general (B12) y onírica (B6).  En cuanto a minerales, destacar el manganeso (que además combate la fatiga y embotamiento mental) que se encuentra principalmente en avellanas, avena, germen de trigo y nueces. Ahora que lo pienso, yo tomo mcuhos frutos secos… no sé si eso me estará ayudando. El zinc también es muy bueno para este propósito (que además, en la edad de crecimiento, favorece el desarrollo de la inteligencia): se encuentra en las ostras, solomillo de ternera, mariscos, lentejas, jugo de uva, levadura de cerveza y semillas de calabaza principalmente. Qué rico todo. Los aminoácidos estimulan la alerta y la memoria también, ya que ayudan en parte a la oxigenación del cerebro transportando potasio al mismo. Vaya, que comáis bien, leches.

Alcohol y marihuana

Los cubatas y los porrillos alteran la fase del sueño, señores. Concretamente lo que hacen es suprimir la fase REM. Por lo tanto son muy contraproducentes de cara a la exploración onironáutica, ya que en la fase REM es cuando se producen los sueños más vívidos. No obstante, este efecto negativo se puede recliclar de una forma productiva. Estas drogas nos impiden alcanzar la fase más bonita de la noche, llevándonos a un fenómeno conocido como “rebote REM”, que tiene lugar cuando las drogas dejan de hacer efecto en nosotros. Todas las fases REM que no hemos alcanzado por la noche podríamos decir (de forma metafórica) que se acumulan, y cuando el alcohol o la hierba dejan de afectarnos se nos viene todo de golpe, dando lugar a una fase REM extremadamente larga e intensa. Esto puede conllevar terribles pesadillas o magníficos sueños lúcidos, así que cada cual que corra sus riesgos. Así que si no os emborracháis demasiado puede que tengáis preciosos sueños esa noche, ya sabéis: Si te pasas, te lo pierdes.

LSD, tripis y psicotrópicos

Si nos hacen flipar despiertos… ¡Imaginad dormidos! Ja, ja, ja. Es broma. Aunque no van muy desencaminados los tiros. Si tomamos suficiente cantidad como para que nos permita dormir, estas drogas influyen en el sueño REM, prolongándolo y aumentando la actividad cerebral durante el mismo, haciendo que los sueños sean más vívidos y así tengamos más oportunidades de alcanzar la lucidez en ellos. Y si no… pues sueñazo guapo que te llevas 😛

Cocaína y otros estimulantes

Si no duermes, no sueñas. Fin.

Recetas mágicas

Para terminar, como curiosidad, os copiaré un texto extraído de un documento del siglo XVII en la Biblioteca Vaticana:

Una nuez moscada, clavos de especia, cardamomo, grana de paraiso, cabebe, almáciga, canela, jengibre, tres onzas de cada cosa; pimienta larga, pimienta negra, áloe sucotrino, zedoaria, regaliz, onza y media de cada cosa. Resumo el procedimiento: se machaca todo y se le añade vino blanco generoso hasta formar una pasta líquida. Después se destila a fuego lento conservando el agua destilada en un vaso de vidrio bien tapado. “Bañando con esta agua la parte de la memoria por espacio de seis meses al irse a acostar, cuatro veces a la semana, la hace indefectible. Y es para este efecto cosa admirable, porque se retiene cuanto se lee, y conserva la carne sin corrupción”.

Vaya fiestas se pegaban los curas. Si lo probáis y os funciona ya me diréis 😉

Como siempre, para terminar, un sueño:

26 de Agosto de 2010 – Yo, mi novia.

Soñé que yo era mi novia. Estaba en un barrio desconocido y a la vez familiar. Parecía una reconstrucción a partir de los recuerdos de mi infancia de lo que yo veía entonces que era Santa Coloma, parecía ser la zona por la que vivían antes mis tíos maternos. Subía al piso de mi tía (bueno, de la tía de mi novio), y ésta me pedía que fuera a hacer la compra. Me daba una lista y dinero.

Yo iba a hacer la compra al Carrefour, todo eran dulces, bollos, crusanes, brioches (sobretodo) y compraba unas cuantas entradas para un concierto. Cuando iba a pagar a la caja me decían que faltaba dinero, así que pedí que me guardaran las bolsas y que ahora volvía con el dinero. Volví a casa de la tía de mi novio, y por el caminó vi a otro de sus tíos haciendo negocios con un señor en la calle, no quise molestarlo y continué por mi camino. La tía de mi novio me dijo que me había dado el dinero justo. Yo le ocultaba lo de las entradas, nerviosa. Entonces aparecía yo mismo, oséase, mi novio (¡Qué lío!) y me decía que si había comprado las entradas para los conciertos. Yo me sentía en un apuro, contra la espada y la pared, y la tía de mi novio dijo “No pasa nada, ¿Cuánto vale cada entrada?”, dije que 20€, y ella sacaba y me daba 3 billetes de 50€, diciendo que estaba muy bien el precio para un concierto 20€. Volvía a la tienda y pagaba todo y se acabó.

El sueño fue bastante raro, pero la experiencia de ser mi novia y ver el mundo a través de sus ojos fue bastante enriquecedora. Como tanta gente familiar se convierte en extraña y todo lo que sucede te da vergüenza y apuro. ¡Los sueños también son didácticos!

transformación

es curioso convertirse en otra persona...

Primer sueño lúcido

Publicado: 9 septiembre, 2010 en Sueño Lúcido
Etiquetas:, , , , ,

Cuando tienes tu primer Sueño Lúcido flipas en colores. La primera vez que dentro de un sueño te das cuenta de que estás soñando y de que tienes el control es en plan “oh dios, oh dios, es posible! se puede! lo he conseguido!”. De hecho, mucha gente no consigue dominar el Sueño Lúcido debido a la emoción que le supone. Se altera tanto que se despierta. Hay otras personas que sencillamente, al saber que están soñando, por puro instinto rechazan esa realidad y salen del sueño. Este último problema se puede resolver sencillamente con el mero entrenamiento, el conocer qué es un sueño lúcido y sus posibilidades es suficiente como para no querer abandonar el mundo onírico. En cuanto a los que se emocionan demasiado ha diversas técnicas de estabilización de los sueños.

Girar sobre uno mismo

Cuando giramos en la vida real sobre nosotros mismos cabamos mareándonos. Pues en un sueño también. No giramos realmente, pero nuestro cerebro recuerda esa sensación y es capaz de simular la fuerza centrífuga (o centrípeta, según como os pongáis) y así marearnos dentro del sueño. Lo que consigue que no salgamos de él. Muchas veces pasa que el realizar esto cambiamos de escenario, pero eso también puede ser divertido 😀

Interactuar con el medio

Si inmediatamente nos ponemos a “tocar” el sueño, hablar con la gente de allí, o fijarnos en algo, lo que sea, nuestra atención se desvía. Al concentrarnos en otras cosas es como si perdiéramos consciencia de uno mismo y nos libramos de ese pensamiento traicionero de “¡Estoy en un sueño! ¡Estoy en un sueño!”

Frotarse las manos

Está escrito que funciona, y yo no soy nadie para decir que no 😛 Se ve que agudiza nuestros sentidos oníricos, sea lo que sea que signifique eso. Mirarse las manos también sirve, es una mezcla entre lo de frotar y desvíar la atención. Qué tendrán las manos que son tan mágicas.

Salir y entrar

Por supuesto, si nos despertamos en medio de la noche, podemos rápidamente volver a dormirnos para volver a entrar al sueño. Seguro que más de uno lo habéis hecho alguna vez. Sólo recordad mantener en mente un objetivo claro, ya que si no podríais volver a entrar pero perder la lucidez.

Y esas son las técnicas ¡Utilizadlas bien!

Ahora os hablaré de mi primer sueño lúcido. No lo voy a poner en forma de cita ya que no voy a copy pastear lo que escribí, lo tengo tan fresco en la mente que es como si me hubiera pasado de verdad… y la verdad es que es un sueño memorable 😀

Se dice que la mayoría de gente utiliza la lucidez para volar y follar dentro de los sueños. Yo tenía grandes planes para mis sueños, aventuras, conocer a personajes de mis partidas de rol… pero una vez estuve dentro no pude hacer otra cosa que… volar y follar. Se ve que aunque estemos lúcidos no somos la misma persona que ahí fuera, y nuestros instintos más básicos nos dominan, al menos a mí.

Soñé que estaba dentro de un avión, y ahí entró mi lucidez, ya que me pregunté “¿Qué coño hago yo en un avión?”,“¿Cómo he llegado hasta aquí?”, y se encendió la bombilla. Inconscientemente realicé un test de realidad y me trajo la lucidez. Me sentía como si hubiera llegado a una encrucijada con 7 millones de devíos, y todos los caminos eran maravillosos. Una vez sobrepuesto a la excitación mi cuerpo persiguió sus deseos de forma subconsciente (manda narices tener subconsciente dentro del subconsciente). Caminé hasta primera clase, y allí me esperaban un montón de azafatas cachondas con uniforme sexy, representando todo tipo de estereotipos: La rubia inocente, la pelirroja exótica, la morena salvaje… y no sigo porque me da vergüenza. El caso es que me ponía a darles lo suyo una por una. Era maravilloso, tan vívido y real que me podría haber dado un infarto durmiendo. El caso es que cuando sacié mi deseo el avión se me hacía pequeño, y sin pensarlo un instante salté de él.

Volar. Qué sensación tan maravillosa. ¡El día completo oye! El caso es que no conseguía volar en sí, caía a plomo hacía la superfície terrestre. Pero me daba completamente igual ya que sabía que era un sueño, así que me dediqué a disfrutar de la caída libre, el aire fresquito y la sensación de poder y libertad. Justo antes de llegar al suelo, me “inventé” un paracaídas y caí sin ningún problema. Lo malo es que aterricé dentro de otro sueño en el que mi lucidez se desvanecía. Pero me daba tiempo suficiente para acercarme a una de las personas del sueño y gritarle: ¡¡LO HE CONSEGUIDO!!

Azafatas

A su servicio señor GreyShock!

Incubar un sueño

Publicado: 7 septiembre, 2010 en Sueño
Etiquetas:, , , , , , , ,

Últimamente he estado intentando la técnica de incubar sueños, todavía no lo he logrado con éxito, pero la verdad es que tampoco he logrado soñar, ya que llevo un días enfermo sin parar de toser por las noches y no sé ni siquiera si llego a la fase REM sin despertarme. De todas maneras lo comentaré con vosotros, y quién sabe, puede que incluso hablando de ella funcione, ya que cuanto más te sumerges en la onironáutica más probabilidades hay de que aparezca en tus sueños, como cualquier tema de la vida en el que estemos muy metidos.

Incubar un sueño es algo que quizá hayamos intentado alguna vez en la vida. Así resumido sería pensar en algo de forma constante hasta quedarte dormido y soñar con ello. Yo recuerdo de pequeño haberlo intentado más de una vez, ya que una vez soñé que tenía los poderes de Son Gokuh y ya imaginaréis que sueños tan geniales. Sin embargo una vez por accidente en uno de los sueños le quemé las manos a mi padre con un kamehame y ya no pude volver a soñar que era Goku, una lástima :P. Pero bueno, más allá de pensar muy fuerte en algo, esta técnica tiene unos mecanismos a seguir. Además, este método ha estado científicamente probado y es utilizado con éxito por muchos onironautas. Aunque por supuesto, todo depende de la persona, una técnica extremadamente eficaz para uno puede resultar inservible para otro. Se trata de ir experimentando hasta hallar tu camino al mundo de Oz.

Para incubar un sueño sobre un tema específico, se podría pensar primero en una frase que resumiera ese tema (por ejemplo, “Quiero ser Goku”). Puede ser útil escribir la frase en papel. Si hay algo que se quiera hacer en el sueño, hay que pensar en una frase que resuma eso también (por ejemplo, “Quiero ser Goku y luchar contra Freezer”). Si se desea alcanzar la lucidez en el sueño se debería escribir algo como “Cuando sea Goku, recordaré que estoy soñando” bajo la frase que escribimos anteriormente sobre el tema del sueño y que queremos incubar. Nos vamos inmediatemente a dormir y nos concentramos en esta frase. Hay que visualizarse a un mismo soñando sobre el tema y (si se quiere estar lúcido) dándonos cuenta de que se estamos soñando. Si hay algo específico que se quiera hacer durante el sueño, de nuevo hay que visualizarse haciéndolo una vez que se alcance la lucidez (ya que no es demasiado probable que funcione si no se consigue estar lúcido en el sueño). Se debe pensar en la frase y en el tema (y en la intención de alcanzar la lucidez ¡sobretodo!) conforme nos quedamos dormidos. Tenemos que asegurarnos de que la última cosa que tenemos en la mente antes de quedarnos dormidos sea la intención de lúcidamente soñar sobre el tema que queremos.

Además ya, si somos unos cracks  podemos desear despertarnos cuando el sueño comience a desvanecerse y así lo tendremos fresquito y vívido en la memoria; esto se puede hacer ignorando la percepción del entorno del sueño, es decir, borrar el sueño, ignorarlo y salir de él como quien sale de una piscina — lo contrario a las técnicas de estabilización, de las cuales hablaré más adelante. Cuando nos despertemos es mejor hacer un test de realidad para ver que no es otro sueño y se nos borre de la mente el super sueño lúcido, que ya me ha pasado alguna vez y es una putada.

Es una técnica muy efectiva, pero como supondréis, requiere altos niveles de concentración. A mí me resulta dificilísimo pensar todo el rato en lo mismo mientras estoy en la cama, y tengo que forzarme constantemente a volver al hilo principal. Pero sé que al menos una vez me ha funcionado y fue poco antes de empezar el entrenamiento onironáutico. Justo volví del cine de haber visto Inception y al meterme en la cama me concentré en el Hombre Clave y el almacén donde entrenaban y.. voilà, allí empezó mi sueño, aunque como no era lúcido acabó por unos derroteros la mar de desagradables en el que me desfiguraban la cara y vaya, nada bonito 😦

En fin, aquí otro sueño. Me voy a saltar el del 19 de Agosto porque no tiene mucho sentido y es difícil de explicar y de entender.

23 de Agosto de 2010 – Putas y artes marciales

Hoy he soñado que estaba en casa de mis abuelos, en la torre. Y en la casa de enfrente vivía un compañero de clase de primaria en una mansión con piscina. Me invitaba a una fiesta y cuando llegaba había apenas 6 personas, pero decía que había contratado 24 prostitutas, todas de 18 años. Estaban en fila delante de la piscina, a modo de presentación, recuerdo que había una rubia con pequitas y ojos azules muy mona y otra que era enorme con la cabeza rapada. Cuando empezaba la fiesta todas se repartían por ahí como un invitado más, iban todas en bikini. Yo tenía tan mala suerte, que estaba en la piscina y miraba como con solo 6 personas cada chaval tenía 3 putas alrededor de sí y a mí me venía sólo la enorme de la cabeza rapada. Hablaba un poco con ella y era muy simpática, pero no me atraía nada, así que le puse una excusa y me marché dentro de la casa. Allí dentro me encontré por casualidad a la rubita de ojos azules y nos acurrucamos en un sofá a darnos besos. Eran prostituas pero se comportaban como chicas adolescentes invitadas a una fiesta, osea, había que currárselo y ligar con ellas.

Cuando terminaba la fiesta yo iba a recoger mis cosas y descubría que me habían robado el colchón (?¿), no tiene sentido, pero me habían robado el colchón de mi habitación sin que me hubiera dado cuenta. Salíamos con un coche a perseguir por la autopista al furgón azul de las putas. Pero a mitad de persecución perdía interés el sueño y empezó otro. [¿cambio de sueño?]

Creo que habían pasado cosas antes, pero sólo recuerdo a partir de este punto: Habían aparecido unos gemelos malvados de mí y mis amigos y querían robarnos el alma. Luchábamos contra ellos y los derrotabamos, pero huían a una fortaleza medieval. Los seguíamos dentro, todo el suelo y las paredes eran brillantes y con mosaico de ajedrez. La forma arquitectónica era muy rara, como una pantalla del Mario 64, con agujeros para caerse y todo. Nos encontrábamos con los gemelos malvados, que eran como nosotros pero en versión anime y con ropas chinas y empezábamos una guerra de lanzarnos cosas. Tijeras, lápices, cuchillos… Pero apenas nos quitábamos vida. Así que mis amigos se marcharon a rodear el castillo para atraparlos por detrás de su cobertura y yo me quedé esperando mientras me lanzaban huevos kinder y los iba distrayendo esquivando. De pronto aparecieron por detrás mis colegas y les atacaron, yo aproveché para lanzarme corriendo y saltar la cobertura, y empezamos todos un combate multitudinario de artes marciales. Mi gemelo era capaz de crear esferas de luz verde y azul que si te tocaban te robaban el alma, así que se dejaba pegar meintras la cargaba y de pronto la soltaba contra algún amigo mío y yo tenía que lanzarme para apartarlo y el aprovechaba para darme patadones. Me despierto antes de resolver el combate… una pena.

No sé si debería incubar este sueño para volver y darle una lección a esos gemelos malvados que campan por los sueños 😛

Huevo Kinder

Mucho cuidado con estos...

El tiempo y los sueños

Publicado: 6 septiembre, 2010 en Sueño
Etiquetas:, , , , ,

A raíz de lo que comentaba Pitor en el último post he estado investigando acerca del tiempo y los sueños. El tiempo en los sueños no existe. Y a la vez sí que existe, con esto quiero decir que no es el mecanismo omnipotente que rige nuestras vidas, sino que también lo creamos nosotros. Podríamos decir que lo único real per se en los sueños somos nosotros, ya sabéis: “Pienso, luego existo”.

Cuando no reparamos en él, el tiempo se congela, no transcurre, simplemente existimos en nuestro contexto y las cosas suceden en el mismo momento. Es como si el tiempo diera igual. Sin embargo, cuando reparamos en él, el tiempo existe. Lo creamos nosotros, cual director de cine, cuando nuestra parte lógica nos dice que el tiempo debe transcurrir para que suceda lo que estamos esperando. Imaginad que soñamos que están construyendo un edificio delante de nosotros. Jamás lo veríamos terminado si no añadiéramos la variable tiempo a nuestro sueño (O eso, o utilizar nuestros poderes onironáuticos para construirlo con la mente). De hecho nuestros sueños pueden tener elipsis de tiempo, fundidos a negro, o cualquier otro recurso cinematográfico, porque debido al cine, a la televisión o a las mismas novelas; estamos hechos a entender la historias de una manera, con unos elementos y recursos.  Nuestra mente, que se ha empapado de ellas desde retoños, las utiliza a buen juicio. Sin duda, obviando el contenido, la narración de un sueño no será igual para un ciudadano de Barcelona que para un chico aborigen.

Aunque hablar de días o ni tan siquiera horas en un sueño no tiene mucho sentido desde el punto de vista de la vida real. Nuestra mente, libre de las ataduras del cuerpo es capaz de comprimir la acción y distender el tiempo cuanto le sea posible. Yo a veces he soñado que pasaba días en el mismo lugar y eso sería inviable si nosotros no creáramos el tiempo, ya que la longitud de un sueño varía entre 10 y 45 minutos. De hecho, la máxima cantidad de tiempo que pasamos soñando en total es de entre 90 minutos y 2 horas aproximadamente. Durante la noche nuestra mente oscila entre diversas fases del sueño, y los sueños más vívidos se producen en una de ellas: la fase REM (del inglés Rapid Eye Movement). Las primeras veces que entramos en la fase REM apenas soñamos durante 10 minutos, y en las fases más avanazas del sueño se llegan a alcanzar los 45 minutos. Sí, tenemos más de un sueño cada noche. Hay personas que logran recordar varios o incluso todos. ¿Nunca habéis dicho aquello de “Estábamos en tal sitio haciendo tal cosa pero de pronto, no sé por qué, todo cambiaba y estabamos en tal otro lugar”?. Eso es que estáis recordando dos sueños, el final de uno y el principio de otro.

El ciclo de sueño funciona de esta manera:

Mientras dormimos se suceden cinco etapas: cuatro de sueño NREM (No-REM), también llamado Sueño de Onda Lenta, y una etapa de sueño REM (Movimiento Ocular Rápido). Un ciclo de sueño dura aproximadamente 90 minutos y sería de la siguiente manera:

  • (NREM) La primera etapa es un estado de transición entre el estado normal de vigilia y el sueño. En este estado aparecen las imágenes hipnogógicas. Normalmente pasa a la segunda etapa en unos pocos minutos.
  • (NREM) Durante la etapa 2, el cuerpo gradualmente se desconecta y las ondas cerebrales se hacen mayores.
  • (NREM) La etapa 3 tiene lugar, normalmente, entre 30 y 45 minutos después de quedarse dormido la primera vez. Se generan lentas ondas cerebrales delta de mayor tamaño.
  • (NREM) A la etapa 4 se la suele llamar “sueño profundo” o “sueño delta”. El corazón late a su nivel más bajo y se produce también la actividad cerebral más baja. Durante esta etapa se producen los episodios de sonambulismo.
  • Después de la etapa 4, los episodios NREM se invierten y regresan a la etapa 2, y a continuación se entra en el sueño REM.
  • (REM) Durante el sueño REM, algunas partes del cerebro están cercanas a la actividad normal del estado de vigilia. Es en esta etapa cuando los ojos se mueven rápidamente (de aquí el acrónimo REM). El cuerpo se paraliza, probablemente para prevenir que se realizen los movimientos que se producen en el sueño de forma real por el cuerpo, ya que esto podría poner en peligro la propia integridad física.

Después de la etapa REM, a veces se despierta brevemente. Normalmente esto se olvida al despertar por la mañana. Si no se despierta, se vuelve a la etapa 2, y vuelta a empezar.

Y ahora, un sueño:

17 de Agosto de 2010 – Batman fracasado

He soñado que era Batman, con el aspecto de Christian Bale. Entraba en un edificio para atrapar a unos tipos malos y en una habitación me encontraba con mi prima. Los maleantes se oían venir por el pasillo así que trazaba un plan. Le decía a mi prima que se metiera en la cama tapada con las sábanas y yo me escondía debajo de la cama. Cuando los malos llegaran y la destaparan, yo salía de debajo de la cama diciendo “I’m Batman!” y los derrotaba por sorpresa. Dicho esto, me metí debajo de la cama y me asomaba ligeramente para verlos venir. Los malos entraban y nada más entrar me venían una orejita de batman y medio ojo asomando y frenaban. Ponían cara de “Joder tío, así no, qué cutre.” y se marchaban de la habitación decepcionados.

Ya veis, vaya mierda de Batman estoy hecho xD Será obra de Nolan el haber soñado con Batman? Me ha hecho Inception en la cabeza? Nunca lo sabremos.

Batman Fracasado

Ya veréis que susto les pego! shh!

Test de realidad

Publicado: 5 septiembre, 2010 en Sueño
Etiquetas:, , , , , ,

Una de las cosas que más me molaban de Inception eran los totems que utilizaban los protagonistas para distinguir entre sueño y vigilia. Esa técnica existe realmente en el mundo de los Sueños Lúcidos y es conocida como Test de Realidad, hay maneras más sencillas de lograrlo que con un totem, pero por supuesto no las hay que molen tanto.

Estos tests sirven para discernir entre la vida real y un Sueño Lúcido, ya que según a qué niveles pueden parecer exactamente iguales; incluso las personas demasiado inmersas en el mundo onírico podrían tener problemas en la vida real por no saber realmente si pueden hacer lo que quieran o no. Para eso están los tests de realidad. De todas maneras para llegar a esos extremos hacen falta muchos, muchos, años de entrenamiento con una dedicación total que dudo que le demos ninguno de nosotros ya que tenemos demasiadas cosas divertidas que hacer en la vida a parte de dormir. De todas maneras, aún desarrollando adicción a la onironáutica (tema que trataré más adelante), es imposible pasarse el día soñando, ya que aunque consigamos dormirnos o incluso sedarnos, tenemos unas horas limitadas de fase REM al día, en la que se producen los Sueños Lúcidos y que, de forma natural no se pueden extender.

Sin embargo, estos tests tienen otra aplicación que nos puede resultar más útil. Realizar un test de realidad dentro de un sueño sirve para darse cuenta de que nada de eso es real, y poder “despertar” para controlarlo a tu antojo. El problema es que por norma general no podemos elegir nuestros actos en un sueño. Para ello, hay que convertir los tests de realidad en un hábito, haciéndolo unas cuantas veces al día aunque sepamos de sobra que estamos despiertos. De esa manera, por mero vicio nuestro yo del sueño lo realizará durante la noche y ¡Estoy soñando!

Existen tests de realidad menos complejos y más discretos que los totems de Inception, aunque yo he de confesar que soy un friki y utilizo un anillo giratorio que tiene grabadas las caras de un dado d6, y mi test de realidad consiste en comprobar si los numeritos están ordenados o se comporta el anillo de forma extraña. Un test de realidad menos complicado que todo eso por ejemplo es taparse la nariz: si estamos despiertos no podremos respirar por ella, durmiendo sí, ya que nuestra nariz real no está taponada. Aquí os copio una tabla de la Wikipedia con unos cuantos tests de realidad, su fiabilidad y, bastante importante, su discreción 😛

Fiabilidad Rapidez Discreción Total
Respiración Probar si se puede respirar con la nariz completamente cerrada. 5 5 3 4.33
Saltar Probar, cuando se salta, si se cae flotando. 5 5 1 3.67
Lectura Probar si cambia un texto cuando se lee. Se debe leer, apartarse y repetírselo a uno mismo, después volver a leer de nuevo. Hacerlo dos veces. 5 4 4 4.33
Visión Probar si se tiene una visión perfecta. Esto sólo funciona con personas que tengan una vista por lo menos ligeramente borrosa en el estado de vigilia. 4 5 5 4.67
Manos Probar si se tienen las manos un color extraño, demasiados dedos u otras anormalidades. Probar si se puede atravesar la otra mano con un dedo, por ejemplo. 4 5 5 4.67
Tiempo Probar si los relojes indican una hora razonable y si se es capaz incluso de leer la hora de ellos. A veces los relojes tienen un número erróneo de manecillas o tienen símbolos extraños. Nota: los relojes digitales suelen funcionar mejor para este test de realidad. 4 5 4 4.33
Poderes Probar si se es capaz de volar (con sólo visualizarlo), abrir puertas, o usar otros poderes mágicos. Intentar cambiar la forma del propio cuerpo, o atravesar una pared, una ventana o un espejo. 4 5 3 4
Interruptores de luz ¿Funcionan los interruptores de luz? 4 3 1 3
Espejos ¿Es nuestro aspecto normal al mirarnos a un espejo? 3 3 3 3
Nariz ¿Nos podemos mirar la nariz con un ojo cerrado? 2 5 5 4
Memoria ¿Podemos recordar cómo hemos llegado aquí, por qué estamos aquí y que sucedió hace una hora? Este no es siempre un test de realidad fiable. 2 3 5 3.33

Curiosamente a mí, en el único Sueño Lúcido que he tenido hasta la fecha el test que me funcionó fue el de Memoria. Preguntarme cómo había llegado a ese lugar del sueño me encendió la bombilla. Darte cuenta de que estás soñando produce una emoción la hostia de ¡¡¡UAAAAAAH!!!

Y ahora os dejo con el sueño:

13 de Agosto de 2010 – Dibujante Soñador

Soñé que me despertaba. Dentro de ese sueño había estado soñando con otra cosa, creo que tenía que ver con hombres lagarto, pero no consigo recordarlo. Lo que sí que sé, es que como rutina habitual, al despertar dentro del sueño lo escribí todo para no olvidarme de él, lástima que aún siguiera soñando (¡qué bien me hubiera ido un test de realidad aquí!). Hice mi rutina normal, aunque no era mi habitación de siempre. No tenía techo, y a través del agujero se veía mucha vegtación, grandes árboles y flores de colores; como una jungla de ensueño. Mi profesión era dibujante de comics, y tenía mi mesa de dibujo en la que me ponía a trabajar. No estaba del todo inspirado, pero miraba alrededor y veía todas las paredes empapeladas con dibujos que me habían hecho mis amigos para darme ánimos y me motivaba. Tras dibujar un poco me iba a la terraza a tomar el fresco, y mientras subía, veía que en cada escalón alguien había dibujado a una persona diferente de las que conocía, bastante bonito la verdad. No sabía quién lo había dibujado, pero tenía la extraña certeza de que era alguien de Vigo. Accedía al exterior y el sueño se terminaba.

Como veis, en este sueño me desperté de otro sueño. Eso es muy Inception y mola mucho 😛 Lo malo es no darse cuenta de que sigues soñando, ya que al despertarte de verdad, la sensación de perder algo que creías real es dolorosa. Una vez en el pasado me sucedió que, al irme a dormir un martes, soñé con el miércoles al completo, como un día normal y corriente, un sueño muy vívido. Después me desperté en el miércoles real con la certeza de que era jueves, y preparé los libros para la escuela del jueves, y viví mi jueves todo convencido hasta que mi realidad se desmoronó al descubrir que no daban las asignaturas que me esperaba y el mal trago de tener que vivir dos veces el mismo día de colegio, todo el esfuerzo y los deberes que había hecho a tomar viento. Qué bien me hubiera ido en su día un test de realidad ;P

Totem

Maldito Christopher Nolan